El dilema de las pantallas: el 41% de los niños españoles pasan 3 horas semanales delante de las pantallas.

El dilema de las pantallas: el 41% de los niños españoles pasan 3 horas semanales delante de las pantallas.

El estudio de Novakid revela los hábitos de tiempo de pantalla de los más pequeños después de la pandemia. La escuela de inglés en línea líder en Europa, realizó una encuesta a 10.000 familias con hijos de 4 a 12 años de 15 países distintos para averiguar cómo pasan los niños su tiempo de ocio, su relación con las pantallas y descubrir cuál es la opinión de los padres al respecto.

Las vacaciones de verano son sinónimo de ocio para los más pequeños, y cada vez más, los viajes y los momentos con amigos y familiares casi siempre van acompañados de actividades y entretenimiento online, ya sea mediante una tablet, un smatphone o un ordenador. ¿Cómo y cuánto tiempo emplean los niños delante de una pantalla? ¿Es saludable? Con el objetivo de dar respuesta a estos interrogantes, Novakid quiso saber la opinión de los padres sobre la cantidad de tiempo que sus hijos pasan frente a las pantallas.

El estudio se dirigió a padres con hijos de entre 4 y 12 años con diferentes niveles de educación, ingresos y ocupación. Se llevó a cabo una encuesta entre mayo y junio de este mismo año, y se realizó en 15 países de distintas partes del mundo como Europa (España, Italia, Francia, Alemania, Rumania, República Checa y Polonia), Oriente Medio (Turquía, Arabia Saudita y Qatar) y Asia-Pacífico (Japón, Indonesia y Corea del Sur).

El tiempo de pantalla con fines educativos se percibe de manera positiva
Según los resultados del estudio, el 57% de los niños de entre 4 y 12 años en todo el mundo dedican alrededor de dos horas a la semana a actividades relacionadas con la educación a través de un dispositivo móvil u ordenador. España es el país europeo con mayor porcentaje de horas de pantalla dedicadas a actividades relacionadas con la educación (un 41% de los niños dedican al menos 3 horas semanales). Le siguen Italia y Francia, con porcentajes del 32% y 33% respectivamente. En cuanto a la opinión de los padres, a un 85% de los padres no les preocupa demasiado la cantidad de horas que sus hijos pasen delante de una pantalla siempre que éstas tengan un fin educativo.

Por otro lado, se podría decir que no hay mucha preocupación por el tiempo que los más pequeños dedican a actividades no educativas, aunque hay una clara intención de reducirlas. A la mayoría (casi el 57%) les gustaría reducir el tiempo que sus hijos pasan frente a una pantalla, aunque hay que tener en cuenta que un 43% no considera que sea demasiado. Los países con la proporción más alta de padres satisfechos con el tiempo que pasan sus hijos en línea son Alemania (68%) e Italia (58%).

Tiempo de pantalla - ¿es bueno o malo?
Uno de los estudios más relevantes hasta la fecha sobre el impacto del tiempo de pantalla en los jóvenes reveló que es más que probable que no sea dañino para los niños, aunque vale la pena ser "tomar consciencia sobre ello", como dijo su autora Katie Paulich, de la Universidad de Colorado, en Boulder. Los estudios desvelaron que los niños en edad escolar que más tiempo pasan frente a las pantallas tienen menos probabilidades de sufrir ansiedad y depresión, y que al contrario de lo que se piensa, tienden a tener más amigos cercanos. Al mismo tiempo, solo son un poco más propensos a tener algún trastorno de atención, problemas para dormir o  un bajo rendimiento académico, aunque la "influencia de la cantidad de tiempo frente a la pantalla fue mínima, ya que representó solo alrededor del 2% de la variación entre los niños en el medidas de resultados". Los contenidos multimedia, ya sean educativos o no, son los que despiertan mayor interés entre los niños de casi todas las regiones encuestadas. Los niños y adolescentes de 4 a 12 años tienden a pasar alrededor de 3 a 6 horas en línea cada semana viendo dibujos animados, películas u otros contenidos de video.

Los videos en línea aumentan la motivación de los niños para aprender
Novakid ha informado sobre el impacto positivo de los videos en la motivación de los niños para aprender. En una investigación reciente (Beneficios del plan de estudios basado en historias y la gamificación para los resultados de aprendizaje de los jóvenes estudiantes de ESL), se demostró que los estudiantes que ven dibujos animados tienen una tasa de retención más alta que los que no lo hacen, lo que representa una diferencia de casi el 30% entre ambos grupos; aunque los primeros tienden a dedicar un 24% más de tiempo a realizar sus deberes que los alumnos que los segundos.

Respecto a las redes sociales, aunque sea para chatear con familiares y amigos, es algo en lo que la mayoría de las familias no permiten que sus hijos pasen demasiado tiempo. De hecho, un 59% de los padres afirma que sus hijos de entre 4 y 12 años no usan las redes sociales en absoluto. Los e-books y los audiolibros se encuentran entre las actividades en línea menos populares en todos los países encuestados. Sin embargo, el mayor número de jóvenes amantes de los libros se encuentra en Alemania y Francia: en ambos países, la mitad de padres mencionaron leer e-books y escuchar audiolibros como una actividad semanal habitual de sus hijos.

En Europa, es común que entre el 10% y el 15% de los niños pasen de 3 a 6 horas a la semana navegando por Internet. El tiempo de pantalla se ha convertido en una parte importante de las actividades educativas y de ocio. Es importante tener en cuenta la edad del niño: pero el tiempo diario de pantalla para pequeños de hasta 6 años no debe exceder una hora, mientras que los adolescentes pueden pasar hasta tres horas diarias en diferentes actividades en línea.

Al mismo tiempo, la calidad del tiempo frente a la pantalla no depende de la actividad en sí, sino del impacto que tenga en el crecimiento y desarrollo del niño. Por lo tanto, las horas que pase frente a la pantalla, independientemente de la cantidad, deben convertirse en resultados: mejores habilidades sociales, niveles más altos de inteligencia emocional y un conocimiento más profundo del mundo actual.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae